25 de julio de 2007

Un secuestro, 2.500 € y una postura del kamasutra.

Las fronteras tienen un defecto y es que como no son límites matemáticos, son difícilmente perceptibles los supuestos lados que deberían separar; se complica la cosa sobre todo cuando nos estamos refiriendo a fronteras tan poco tangibles como la que puede darse entre libertad y libertinaje. Y ese creo que es uno de los problemas que subyacen en el secuestro de la publicación de la revista de humor “El Jueves”.
Para los lectores que no sean españoles o aquellos que no sepan de que se trata el tema del secuestro haré un breve resumen. En el debate sobre el estado de la nación celebrado hace unas semanas, el presidente del gobierno José Luís Rodríguez Zapatero anuncia que todos los niños que nazcan a partir del día de la propuesta, tendrán una ayuda estatal de 2.500 €. Como toda propuesta política, el debate después del anuncio estaba servido para todo aquel que quisiese participar en él. La revista de humor político - social “El Jueves”, recoge en portada el debate y la noticia con una escena de los Príncipes de Asturias practicando sexo con Doña Leticia buscando setas y el Príncipe Felipe detrás de ella, ya me entienden.
Con el número en la calle, el juez Juan del Olmo decide retirar del mercado la publicación y clausurar temporalmente la página web ante un supuesto delito de falta contra el honor de sus altezas reales los Príncipes de Asturias. Era la primera vez en 21 años que un juez ordenaba tal medida y claro, el debate estaba de nuevo servido.
Los defensores del secuestro de la revista arguyen que se debe vigilar en todo momento por la integridad, el honor y la imagen de cualquier persona que pueda verse menospreciada por una publicación o medio de comunicación, en una clara defensa por los derechos al honor del individuo. Otros, piensan que hacer eso tipo de humor con personalidades de rango como la realeza o la Iglesia no debería estar permitido, pues consideran que dichas instituciones deben ser respetadas por lo el simbolismo que representan para una parte de la sociedad.
Los detractores de la medida defienden que dicha medida ataca directamente a la libertad de expresión y a la libertad de prensa, unos de los pilares fundamentales de toda democracia. La defensa de dichos derechos debe anteponerse independientemente de quién sea la persona o institución que sea objetivo de crítica o sarcasmo. A nadie se le escapa que la mejor forma de controlar y defenderse de aquellos que están en nuestra contra es acallar las críticas por todos los medios, por eso en cualquier dictadura de izquierdas o de derechas, la libertad de expresión y la de prensa, junto con la de cátedra y sobre todo la libertad individual, brillan por su ausencia.
Personalmente opino que todos y ninguno de ellos tienen razón; intentaré explicarme. Estoy totalmente de acuerdo en lo vital y necesario de la libertad de prensa en una democracia, como liberal que soy, considero que el poder expresarse libremente y hacer constar cualquier opinión por escrito u oralmente es uno de los derechos fundamentales de todo individuo. Ahora bien, ¿hasta qué punto puedo ejercer mi derecho, es decir, hasta qué punto mi libertad no se convierte en libertinaje, en un abuso y mal uso de mi derecho? El límite además de marcárselo uno individualmente, que debe ser el primer paso y el más importante, está en el respeto a la dignidad y el honor de la persona que se encuentra frente a mí. Pero claro, en este punto vuelve el tema de la frontera; distinguir la línea que separa el lado de lo correcto del lado del insulto es muy difícil, hasta el punto en que lo que yo puedo considerar palabras no ofensivas pueden ser para otra persona un ataque en toda regla a su integridad. Personalmente creo que las imágenes del seminario, a toda luz, pueden ser ofensivas, y digo pueden, porque en ello lo que más calibra la balanza hacia el lado de lo ofensivo o no es la percepción de la parte supuestamente ofendida. En el caso que nos ocupa, el asunto cae en manos de los Príncipes de Asturias, como caería en las manos de cualquier otro ciudadano español que se viese en la misma situación.
Lo anterior nos lleva a criticar la actitud del juez Juan del Olmo, porque actúa de oficio, es decir, sin la petición expresa por parte de la Casa Real o de los implicados mediante una denuncia legal. Se coloca el juez en la figura del acusado, del defensor de los derechos de unos individuos que tienen completa capacidad jurídica y legal para ejercer la defensa de sus derechos, o lo que es lo mismo, suplanta su capacidad y se coloca en la tesitura de considerar que los Príncipes deben ser defendidos. Tenemos un juez que es fiscal y juez a la vez, y eso personalmente no me gusta, porque para acusar está la fiscalía, para defender los abogados defensores y para juzgar y dictar sentencia están los jueces, y confundir los papeles es peligroso para cualquier sistema jurídico que se considere justo. Hoy ha sido “El Jueves”, pero qué impide a un juez secuestrar en el futuro una publicación, mediante un acto de oficio, que narre críticas feroces a un Gobierno determinado o una institución pública o privada.
¿Justifica todo lo mencionado anteriormente la portada de “El Jueves”? Bueno, depende también de la percepción de cada uno. Personalmente pienso que la viñeta si era ofensiva, porque no me gustaría verme a mí reflejado en ella con mi pareja en la misma postura, se trata en mi caso de pura y llana empatía. ¿Significa mi actitud coartar la libertad de prensa? No, porque en el caso de verme ofendido por la revista, actuaría como individuo libre y poseedor de una serie de derechos y herramientas para defender mi supuesto honor vilipendiado.
Resumiendo, lo que quiero decir es que no quiero que nadie use mis derechos por mí o piense por mí lo que es mejor para mi honor o integridad. Los jueces deben actuar a instancia mía o de la fiscalía, pero nunca por voluntad propia. Por último, quiero también llamar la atención sobre el hecho de que se usen diversas varas de medir en este tema; hablo claro está de por ejemplo no se prohíba la publicación de un diario como GARA de clara filiación terrorista abertzale y que sirve como medio de propaganda para una banda terrorista como ETA. Aquí se dice que no existen pruebas determinantes de la supuesta relación directa entre el medio y la banda, pero yo pensaba que la apología del terrorismo era un delito en España y los jueces en este caso no hacen nada.

2 comentarios:

Oso dijo...

Dices muchas cosas y todas muy sabias, como acostumbras. Intentaré dar la humilde opinión de un ciudadano de a pie sin sentimiento político definido y algo sacapuntero.
Básicamente me parece dictatorial el secuestro por parte de la policía de un medio de comunicación. Me recuerda a una historia que me contó mi padre de una revista que se publicaba en tiempos del tipo bajito.
La revista en cuestión se llamaba La Codorniz y publicaron una portada en la que se veía una pastelería con un cartel que ponía: Borbones y caralelos. Un ejército de hombres vestidos de gris fueron por los quioscos con la intención de retirar todos los ejemplares de dicha publicación. Desgraciadamente para la gente de aquel entonces no existía internet. Afortunadamente para nosotros hoy sí existe internet y cohartar nuestra libertad de expresión es más complejo. Acallar a miles de personas es harto imposible.
Con respecto a lo de que el juez actuó de oficio, nada que añadir, de hecho ni sabía que había sido así (ya sabes que no me gusta estar muy informado...).
Por lo que a mí respecta en la portada no aparecen más que dos personajes públicos practicando sexo, ¡¡¡ojo!!!, sexo implícito. Si partimos del hecho de que esos dos personajes están casados por el rito católico, en el que se contempla el sexo como un mero hecho reproductivo, y que es lo que estos dos individuos pretenden en su caso, es total y absolutamente moralmente correcto. ¿El problema cuál es? Que vivimos en una sociedad retrógrada en la que el sexo está visto como un tabú y que le faltan muchos años por evolucionar hasta que deje de ser tercermundista.
¿Cambiaría la cosa si hubieran aparecido en el sofá de su inmensa casa pagada con los impuestos de aquellos que nos rompemos los huevos cada día desde las seis de la mañana? Eso nunca lo sabremos.
Y ya que hablamos de inmensa casa, ¿por qué ningún juez actúa de oficio contra el gobierno, constructoras y, en general, especuladores inmobiliarios por el tema de la vivienda? Si no recuerdo mal es también un derecho fundamental contemplado en La Constitución Española.
Como ya he comentado me quedo con la última frase de su comunicado: ¿De verdad escribimos esto el 20 de Julio del 2007?.

Un saludo cordial.

Marcos dijo...

Interesante discusión. Puede sonar simplón lo que diré, peor si todos pensaramos un poco más eso de "no hagas a otros lo que no quieres que te hagan" muchos de estos problemas no ocurrirían.

Sobre lo que dices de defender los derechos, me atrevería a decir que lo que hizo el juez con los príncipes es justamente una vulneración de sus derechos, si tomamos su acción como un no reconocimiento a la libertad y posibilidad de usar sus derechos conforme a la ley.

Acá en Chile tnemos varios prblemillas con jueces que no hacen bien su trabajo, lamentablemente

Saludos, que estés muy bien