15 de abril de 2010

Los jóvenes de Chavez

Todo buen líder mesiánico y totalitario, encuentra en la juventud  un instrumento perfecto para la propaganda de su programa de terror y, como no, un futuro campo de acólitos. Si desde las más tierna infancia se inculca en los niños y jóvenes una idea de forma reiterativa, doctrinaria y dogmática se logra, al cabo de un tiempo, individuos carentes de individualidad, es decir, se consigue una masa incapaz de discutir el poder establecido.

En su tiempo se hizo en Esparta o más recientemente Hitler con sus Juventudes Hitlerianas, Mussolini  con los Balilla y los Arditi, o Franco al principio con los Flechas y los Pelayos y posteriormente el Frente de Juventudes, sin olvidar el Movimiento de Pioneros de la Unión Soviética. El presidente de Venezuela, Hugo Chavéz no podía ser menos que sus homólogos dictadores y acaba de crear las "Guerrillas Comunicacionales", a las cuales hace pocos días se les acaba de tomar juramento:




Un triste paso más hacia la dictadura en Venezuela.

3 comentarios:

ele dijo...

Aguante Chávez, carajo

ele dijo...

Ahí va, en contraposición, lo que la tan sana mayor democracia del mundo, (con sus sistemas de educación plurales, abiertos, despolitizados, igualitarios, etc.) hace con los futuros ciudadanos americanos:

http://www.archivochile.com/carril_c/ccrecomendamos000012.pdf

¡¡AGUANTE!!

Alberto dijo...

Mira hay cosas por las que uno no pasa si no hay de por medio rigor y profesionalidad. Y me pongo serio, porque precisamente son esas dos palabras las que como Sociólogo y futuro Doctor en Antropología deben marcar tu devenir.

Lo primero que aprendemos cuando entramos en nuestra facultad, pero es algo que deberían enseñar en los colegios lo más pronto posible, es a tener una actitud crítica y activa.

Luego vienen los discursos epistemológicos y filosóficos sobre la doxa y el episteme, donde el científico abandona el conocimiento vulgar y se centra en el conocimiento científico. Si, ya se que como lector devoto de la gran ramera de nuestro siglo, el postmodernismo, los límites entre uno y otro para ti están diluidos, confusos; pero yo no tengo culpa de que los profetas de la nada te hayan convencido.

Deberías, antes de enviarme el enlace, haberte asegurado de que lo que me cuentas tiene algo de veracidad. Y no lo has hecho. Yo, como la noticia me dejo tan impresionado, indagué, busqué y navegué para ver si era cierto o no. Y esto fue lo que me encontré:

El fraude del Amazonas

Gracias por tu comentario y recibe mil y un abrazos, de alguien que te sigue, a pesar de lo tuyo, apreciando y queriendo :D