5 de mayo de 2006

Bolivia, Bolivia, ¿a donde narices vas?

Latinoamérica da la sensación de no querer despertar de la pesadilla en la que lleva viviendo desde hace muchas décadas. Si no hubiesen sufrido ya con las democracias corruptas, los levantamientos militares y sus dictaduras, ahora parece que un nuevo populismo recorre el continente, y por desgracia, sus consecuencias se harán notar en un futuro no muy lejano.
El surgimiento de un nuevo Eje Aliado (y no tomo esta analogía a la ligera) formado por Cuba, Bolivia y Venezuela supone uno de los mayores peligros para el continente. Estos tres estados, pero sobre todo Cuba y Venezuela, han demostrado que el Estado cuando padece hambre de poder, no conoce barreras ni límites, pasando por encima de la libertad, de hecho, se hace necesario pisotearla para poder llevar a cabo esos planes.
Evidentemente se comprende que la actuación totalitaria sea algo normal en Cuba, pues al fin y al cabo estamos hablando de un estado comunista donde las libertades individuales se pierden en algo tan abstracto y peligroso como es el concepto de pueblo. Recordemos ya lo que decía la gran filósofa rusa Ayn Rand en su maravillosa novela “Los que vivimos”, donde una joven llamada Kira aspira a ser ingeniera industrial, pero comprueba que no va a ser fácil, veamos un pequeño fragmento cuando confiesa lo que realmente desea hacer:
“ – Francamente – continuó Víctor – , tu actitud es algo antisocial. Eliges una profesión porque te atrae, sin pensar que, como mujer, serías mucho más útil a la sociedad haciendo algo más femenino. Y todos debemos tener en cuenta nuestros deberes para con la sociedad.
– ¿Para con quién tienes tus deberes, precisamente, Víctor?
– Para con la sociedad.
– ¿Y quién es la sociedad?
– Si me lo permites, te diré que esta pregunta es infantil.
– Pero – insistió Kira, con sus dulces ojos muy abiertos – no entiendo para quién tengo deberes. ¿Para con el inquilino de al lado? ¿Para con el miliciano de la esquina? ¿Para con el empleado de la cooperativa? ¿Para con el viejo que he visto en la cola, el tercero empezando por la puerta, que llevaba un cesto más viejo que él y un sombrero de señora?.”

Venezuela por su lado, aunque formalmente sea definida como una democracia, en el fondo deja mucho que desear como tal, debido a que los opositores a Chávez dudo mucho que pueda ejercer su libertad de expresión. Además, el Estado controla con mano de hierro bajo el poder de oligarcas cercanos a los intereses del Gobierno, nunca de los venezolanos, toda la economía y los recursos nacionales.
Y Bolivia parece que quiere apuntarse a tan selecto club de intervencionistas y populistas tan peligrosos como lo fueron en su día populistas como Hitler, Mussolini o Lenin, que no se cansaban de hablar del pueblo alemán, el italiano y el ruso respectivamente.
La nacionalización boliviana de los recursos del gas y el petróleo no es propia de una economía de mercado, no es una acción lógica racional ni en términos económicos ni sociales. Evo Morales se ha dejado engañar, y más que el Presidente de Bolivia, su vicepresidente el señor Álvaro García Linera, ex guerrillero, ideólogo del movimiento Ejército Guerrillero Túpac Katari y sociólogo, ha sido el gran defensor de esta medida y el gran embaucador que ha dejado que Evo Morales haya caído en las redes nefastas de La Habana y Caracas.
El lector puede preguntarse que posiblemente, el que aquí escribe, sea un liberal trasnochado, un neoconservador neoliberal imperialista insensible con los problemas del pueblo y la clase pobre, a todos esos les diré primero que revisen los conceptos de neoconservador y neoliberal antes de acusarme; y en segundo lugar, es precisamente mi preocupación por los más desfavorecidos lo que me lleva a criticar esta clarísima intervención comunista en la economía boliviana.
¿Mis argumentos? Los siguientes:
• Toda empresa estatal como la creada no será competitiva a nivel internacional, aumentará el precio de la producción en el interior de Bolivia y hará que los bolivianos tengan que enfrentarse a un precio de sus carburantes mayores que si existiese un mercado libre. Repasen los que piensan de otra forma todos los monopolios estatales de la historia y verán que no me equivoco.
• Bolivia necesita de las tres K para su desarrollo económico y social, a saber, capital financiero, capital humano y capital tecnológico. Estas tres grandes K van a salir de Bolivia porque las empresas tienen pánico a estados que no son capaces de cumplir con sus contratos, de respetar la propiedad privada y de no ofrecer un sistema económico estable y seguro. Recordemos que aunque España salga perjudicada de la nacionalización boliviana, Bolivia es receptora neta de IDE (Inversión Extranjera Directa) de España y el flujo contrario, es decir, de Bolivia a España es inexistente.
• Que los recursos energéticos sean de propiedad estatal no significa que pertenezcan al pueblo boliviano, sino a los jerarcas del estado y toda la serie de funcionarios que empezarán a frotarse las manos con el negocio que se les viene encima. La corrupción campará a sus anchas por Bolivia, tiempo al tiempo.
• Los queridos aliados del gobierno boliviano, sobre todo Venezuela, han corrido pronto a buscar contratos favorables, véase el caso de mega contrato que ha obtenido la petrolera estatal venezolana. Como dicha petrolera era incapaz de entrar en el mercado boliviano debido a la competencia que ofrecían otras empresas tanto privadas (Repsol por ejemplo) como estatales (Petrobrás, de Brasil), la mejor forma es intervenir el mercado y convencer luego al amigo Morales para que en nombre de la eterna amistad del pueblo de Venezuela y de Bolivia, se consiga una situación favorable para mi empresa. El caso de Cuba es de necesidad, pues necesita urgentemente petróleo a precios baratos y especiales, debido al embargo que los EE. UU. tienen sobre la isla y de países que sean capaces de romper ese embargo.
• No ha sido la primera nacionalización de los recursos energéticos en Bolivia, y la cosa no mejoró entonces, ni mejorará en el futuro para los más desfavorecidos en el país andino.

Ahora saquen ustedes mismos sus propias conclusiones, por mi parte, la cosa está clara, ya lo decía un gran populista:

"Fuimos los primeros en afirmar que conforme la civilización asume formas más complejas, más tiene que restringirse la libertad del individuo." Benito Mussolini

2 comentarios:

Marcos dijo...

Hola Alberto. Es un gusto que hayas pasado por mi blog y leyeras uno (o algunos) de mis artículos y que, pese a pensar distinto de mí me dejaras un comentario y una invitación a pasar por el tuyo. Asi que aquí estoy, siempre contento ante la posibilidad de un intercambio de ideas (que es lo que explica en mayor parte el origen de mi blog). El articulo me pareció muy interesante por lo que quiero dejar mi opinión

Bueno, entrando en el tema, no creo que se pueda hablar de un bloque comunista en América Latina, si uno de izquierda. No obstante Morales, a mi juicio al menos, es nacionalista primero que nada. Concuerdo contigo en lo que mensionas sobre los intereses de Venezuela. A mi también me producen suspicacia los movimientos de Chavez, que pareciendo un payaso es un tipo sumamente hábil, peor tengo mis dudas de si Evo (y los que le rodean - en ningun caso creo que tome el sólo las decisiones)está realmente dispuesto a seguirle el juego a Venezuela más allá de lo que considera son los intereses de su país. Respecto a la corrupción, no puedo más que concordar contigo ya que lo veo como un riesgo sumamente grande. También dijiste que "Bolivia necesita de las tres K para su desarrollo económico y social, a saber, capital financiero, capital humano y capital tecnológico" para que pueda prosperar y que estos emigrarán con medidas como la aplicada. No obstante yo me pregunto si este capital estuvo alguna vez en manos de los Bolivianos, y me inclino a pensar que no, de lo contrario seguramente no se habrái llegado a algo como lo que se vive en Bolivia Hoy

Por otro lado, Bolivia ha vivido (o aun está viviendo, eso lo sabremos con el tiempo) una seguidilla de gobiernos fracasados que justamente trataron de aliarse al capital y seguir el ritmo de la economía mundial. No pudo. Los intereses económicos extrajneros no se ajustaban a las necesidades del pueblo y las diferencias sociales son demasiado grandes. Creo que eso llevó a que Evo con su planteamiento llegara a la presidencia y aun esté ahí. Su intención a mi entender es fortalecer el Estado, y cada acción que lleva a cabo es un mensaje para su país, haciendo en la medida de lo posible a un lado el contexto internacional. Me parece que su meta proxima es la gobernabilidad. Sea acertado o no, sea todo corroido por la corrupción (lamentablemente un peligro potente y siempre latente) es la única salida que le quedaba a Bolivia para seguir como país, a la vez que un intento de demostrar que las cosas se pueden al menos intentar de un modo distinto al convencional para estos tiempos. Algunos de estos detalles y otros los puedes mirar en el artículo titulado "¿CON LOS VARONES O CON EL PUEBLO? BREVE COMENTARIO SOBRE BOLIVIA" en mi blog.

Considérate siempre bienvenido a mi blog. Saludos, que estés bien

Anónimo dijo...

Your are Nice. And so is your site! Maybe you need some more pictures. Will return in the near future.
»