22 de mayo de 2006

Un pequeño homenaje

Actualmente se está siendo emitido por televisión cierto anuncio publicitario que comenta que cuando la tecnología funciona y se integra en nuestra vida de manera cotidiana, pasá totalmente desapercibida, como invisible para nuestros ojos, y tendemos a pensar que es algo normal.
Sin embargo, no hace falta ser un genio para darse cuenta de que eso no es así, que los avances tecnológicos necesitan de personas aplicadas, tenaces e imaginativas que sean capaces de unir descubrimientos científicos en aplicaciones tecnológicas, y en ese terreno, los ingenieros son su máximo exponente.
A ellos les debemos los televisores, la radio, los ordenadores, los motores, nuestras neveras y cocinas, etc. Es por ello que dedico este post a todos los profesionales de la ingenieria que se molestan cada día por hacernos la vida un poco más fácil.
Sin embargo, también quiero hacer un homenaje especial a los ingenieros informáticos, pues por lo último que he estado leyendo, parece que a estos pequeños genios se les ignora por parte de sus otros compañeros. Podemos pensar quizás que los ingenieros informáticos no aportan nada pues las telecomunicaciones son cosa de los ingenieros de telecomunicaciones, los electrodomésticos de los ingenieros industriales, etc. Pero, y este pero es muy grande, hoy me he dado cuenta de lo mucho que todos le debemos a los ingenieros informáticos y a los informáticos en general. ¿Por qué? Veamos unos ejemplos.
Hoy en casa de un amigo aparejador, me ha enseñado el proyecto de fin de carrera de una compañera suya, la cual estaba diseñando un museo, ¿cúal era su herramienta de trabajo?, pues un ordenador y un programa informático de diseño gráfico. Posteriormente, visionamos una película cargada de efectos especiales. Más tarde, llegué a casa y navegue por internet, actualicé este blog, miré las últimas noticias, terminé un trabajo para clases con un procesador de texto, una hoja de cálculo y un paquete estadístico.
Pero la cosa no termina aquí: pensemos en la red existente de cajeros automáticos donde sacamos nuestro dinero, la facilidad con que podemos hacer nuestro papeleo ahora, la cirujía no invasiva, los superordenadores que predicen el clima, la infografía de los periódicos, los supercomputadores que gestionan millones de millones de datos, los programas de control aereo, etc.
La tecnología cuando funciona parece invisible, pero una cosa es no percibir que está y otra ignorar o no reconocer como se merece su presencia y a quienes lo hacen posible. Por ello, gracias a todos los ingenieros y en especial a los ingenieros informáticos, donde tengo a muchos conocidos y a mis dos mejores amigos. Debido a ellos soy cada vez más consciente de su tremendo y valioso trabajo.

P.D: Para que vean lo mucho que le debemos a los informáticos, en clave de humor, va por vosotros, jajajajajajaj.

2 comentarios:

Patricio Padilla Navarro dijo...

En realidad alberto uno ocupa estas cosas sin pensar en el trabajo que se ha hecho para que todo pueda ser así. Uno siempre compe pan caliente en la mañana sin a veces imaginar que ese trigo lo recolectaron en el campo, que luego se traslado a un molino, se hizo la harina en una panadería, luego hicieron el pan, los trasladaron, etc. Un montón de procesos los cuales uno solo le toca la parte final, el uso,
siempre es bueno reflexionar sobre estas cosas para darse cuenta de la enorme interdependencia que hay entre todos

saludos

Anónimo dijo...

I'm impressed with your site, very nice graphics!
»