8 de febrero de 2006

El calzador de Bolonia

Ete aquí que nos vemos sumergidos de pronto en un plan de adaptación europeo de estudios universitarios, proyecto conocido como Tratado de Bolonia. Básicamente consiste en dotar a las universidades de más recursos, hacer compatibles las diferentes titulaciones entre los países miembros de la U.E., implicar más en la relación académica el binomio profesor-alumno, etc.
Todo muy loable y merececor de atención, pero con qué nos encontramos los estudiantes este año a manera de sorpresa: Que los programas de las asignaturas pensados para un espacio temporal de un año se ven reducidos a cuatrimestres. En un principio no habría problema, se adapta el plan al nuevo tiempo del que se dispone. ¿Qué ocurre en realidad?: Para que cambiar y adaptar un programa si con el que llevo ya diez años me va estupendamente, piensa el profesor, se verá lo que se pueda en clases y el resto en fotocopias o lecturas o algo que se me ocurra. Ahora, llevar yo el trabajo extra de adaptar mi asignatura a Bolonia, ni de coña que hasta el 2010 hay mucho tiempo.
Así estamos, con programas anuales en asignaturas cuatrimestrales, todo ello adaptado usasando un calzador haber si funciona. Se piensan algunos profesores que los alumnos somos como los zapatos, que al principio nos costará adaptarnos al nuevo pie, pero con el tiempo acabamos cediendo. Esperemos que no surgan heridas ni callosidades, pero todo es cuestión de tiempo.

1 comentarios:

Patricio Padilla Navarro dijo...

Ese me suena al típico problema de imponer mi menera de ver al resto, o sea, tengo un plan X y se los voy a aplicar a determinadas personas, sin antes entender como es que esas personas operan, trabajan, etc.
Acá pasa algo parecido en el tema del desarrollo rural: se hacen planes para dar préstamos de cuantiosas sumas de dinero a los campesinos para que en la lógica del "valor de cambio", incrementen sus ganancias, pero que es lo que pasa, la gente que está a cargo de estos planes olvida que los campesinos de acá no operan en esa lógica ya que si tienen más cosecha, en vez de venderla y tener más ganancias prefieren darsela a los animales para que coman. Y es así como todos los años hay enormes problemas para ver de que manera se puede hacer para que los campesinos piensen "capitalistamente".

Disculpas por el comentario tan largo pero me parecio interesante el ver que la tarea de planificar implica necesariamente todos los actores, no sólo un "sabio" que dicte que es lo que es bueno para el resto.

saludos desde Temuco, Chile